Header Ads

Tamos_reconstruyendo_el_blog_Paciencia_bo

Se fue Roberto García


“Hay que loco que está el tipo que está cantando” decía el coro de la murga que lo escuchaba porque había que seguirle la corriente. El tipo se les había colado en el tablado y narraba, al son del bombo, platillo y redoblante, que su conjunto no tenía “presentación ni cuplé” e incluso ni siquiera tenía un director para dar el tono. Era una murga imaginaria. Esa misma que en plena dictadura se volvió ícono de rebeldía, al reírsele en la cara a quienes pensaron que tachando las letras, controlaron la imaginación de la gente. Hoy falleció Roberto García, voz de aquel grupo inmaterial. Murga La, hoy canta tan fuerte y claro como en 1983.

Le decían Tarzán, como antónimo de su físico. Fue actor, letrista y murguista. Miembro fundador de la murga Falta y Resto, Roberto pisó las tablas del Teatro de Verano, Ramón Collazo y se convirtió en uno de los cupleteros más importantes de la escena popular.

Su delgadez, su alegría y su bigote, lo convirtió en un Quijote sin Sancho. “Porque es tan hermoso desfacer entuertos / amar Dulcineas, pelear con moilinos / y las sinrazones del mundo son tantas / que si ladran, Sancho, ese es el camino”, recitaba al final del cuplé El Deschave. Comenzaba sacándole los trapitos al sol a un grupo de murguistas, luego a las cuestiones cotidianas de la vida, hasta que al final se rinde y se redime, para convertirse en un caballero  de la noble figura.

Su interpretación en el cuplé de Murga La fue memorable. Tan así que fue una bofetada para la Inquisición militar de los años 80. En tiempos donde se controlaban las palabras en los espectáculos populares, esta murga fue aplaudida por los castradores del arte, porque creían que así se debía escribir. En realidad era una tomadura de pelo a los propios censuradores. Y Roberto fue la pieza fundamental para llegar con el mensaje a la gente y sus corazones.

Dicen los que lo conocieron de cerca, que fue un amigo de ley. Que en su vida luchó contra las injusticias. Pero su última batalla fue contra un cáncer de pulmón. Familiares, amigos y desconocidos que quisieron agradecerle tanto arte, tanta bondad, abrieron una cuenta en Abitab para poder darle una mejor calidad de vida en sus últimos momentos. También se recaudaron fondos mediante un espectáculo a beneficio del Centro Tarará donde se le brindó apoyo, cariño y cuidados.

Hoy, dejó de existir Roberto García. Tal vez esté con su vieja Murga La o tal vez esté desfaciendo entuertos. Pero lo que si sabemos, es que su voz permanece en los corazones quijotescos que luchan contra injusticias e inquisidores. 




Con la tecnología de Blogger.